Flinthook: Un gancho directo al corazón

El indie tiene algo cautivador. Muchos artículos se han escrito sobre la profundidad de los mismos y como grupos de desarrollo independientes han sabido mostrar emociones que otros estudios no han conseguido. Pero, lo más importante, es que los títulos indie saben enganchar. Flinthook es otra muestra de ello.

No voy a negar que en los últimos meses, la Switch ha sido la consola a la que más horas le he dedicado. El ritmo del trabajo es frenético y las pocas horas que puedo estar en casa no me apetece ver durante minutos en cómo la PS4 o el ordenador se encienden, por lo que coger la consola de Nintendo y tumbarme en el sofá a jugar ha sido algo imprescindible para decantarme por ella.

flinthook 2
Podremos comprar objetos durante nuestros asedios a los barcos.

Además, gracias a ella estoy descubriendo grandes juegos indie que, seguramente, habrían pasado totalmente fuera de mi radar o no les habría dedicado tanto tiempo en otras plataformas. Uno de estos juegos es Flinthook. El título de Tribute Games es un homenaje a los juegos en 2D añadiendo sus propias señas de identidad.

Flinthook es un rogue-lite en el que manejaremos a un pequeño pirata que se dedica a cazar a otros piratas. Para ello, tendremos que asaltar las naves de su ejército para encontrar las Ghost Gems y dárselas de comer a nuestra brújula, la cual nos dará la localización exacta de nuestro enemigo, cuyo clímax resulta en una difícil pelea contra un poderoso (y bastante grande) jefe.

Este asalto se muestra a través de pantallas en 2D en las que tendremos que saltar, esquivar peligros y acabar con todos los enemigos contando con nuestro fiel gancho y la pistola de blasma (no, no es una errata). A medida que vamos avanzando, conseguiremos dinero con el que comprar mejoras, sub-armas con las que obtener cierta ventaja y comida para poder curar los posibles daños.

flinthook 4
La combinación de mejoras será imprescindible para superar los niveles.

Lo más interesante de Flinthook es que en cada partida (ya sea saliendo victoriosos o derrotados) conseguiremos experiencia que nos permitirá subir de nivel y desbloquear nuevas habilidades que tendremos que comprarlas pagando gemas verdes que podremos conseguir al terminar un asalto o de forma muy casual dentro de algunos cofres.  Estas habilidades son de todo tipo: conseguir más experiencia o más dinero si salimos ilesos de un combate o si lo terminamos rápido, hacer más daño con nuestra pistola o aumentar su rango, tener mayor máximo de vida, etc. Las combinaciones son casi infinitas y esto permite al juego desmarcarse del resto de rogue-lites.

¿Y por qué? Me preguntaréis. Desde el principio, Flinthook da la sensación de depender más de la habilidad del jugador que de la suerte, como ocurre con otros títulos del mismo género. Sin ir más lejos, al compararlo con juegos como The Binding of Isaac o Enter the Gungeon (dos juegazos que deberíais probar), éstos últimos requieren que nos salgan mejores objetos que del hecho de que juguemos bien. Que ojo, hay que saber jugar para poder llegar a sus múltiples finales. Pero en el caso del juego de Tribute Games da un paso más allá al depender de la habilidad del jugador y de cómo ha sabido combinar las habilidades que tiene a su disposición.

flinthook 5
Superar los encuentros con los enemigos dependerá de nuestra habilidad con la pistola y el gancho.

Además, a la hora de elegir qué barco vamos a asediar, tendremos que tener en cuenta las variantes de cada uno. Algunos barcos tendrán algunos objetos coleccionables que tendremos que encontrar. Otros, sin embargo, exigirán movernos con rapidez para no acabar derrotados por la falta de oxígeno o el ambiente envenenado. También podremos disfrutar de gravedad baja o cabrearnos con las invasiones enemigas.

Como buen rogue-lite, encontrar todos los secretos será una tarea casi imposible a menos que le echemos muchas horas al juego (algo que, seguramente, haréis encantados). Hay miles de salas ocultas y secretos por descubrir que requerirán mucha habilidad, como llegar a la Nomad’s Land, un sitio reservado para aquellos que puedan superar los niveles sin sufrir daños.

Por si esto fuera poco, el juego contiene un precioso pixel art increíblemente animado, con una gran variedad de enemigos que consiguen hacer que el juego no resulte repetitivo y suponga un constante desafío para el jugador. También, la música anima a no despegarnos del mismo ni a sentirnos agobiados al oír una y otra vez la misma melodía.

La verdad es que con Flinthook, al igual que me pasó con Into the Breach, es una carta abierta a los grandes desarrolladores demostrando porque los productos indie son TAN importantes y necesarios para la industria. Saben innovar retomando productos y géneros que ya hemos disfrutado, refinándolos hasta el punto de convertirse en imprescindibles. Sin duda, Tribute Games ha conseguido crear un genial rogue-lite y un gran título.

flinthook 6

Anuncios