Archivos de la categoría ‘RPG’

Shin Megami Tensei IV: Apocalypse

Publicado: enero 19, 2017 en RPG
Etiquetas:,

Más de tres años después del lanzamiento en exclusiva para Nintendo 3DS de Shin Megami Tensei IV, llega a nuestras portátiles Apocalypse, una suerte de secuela que cierra los acontecimientos que protagonizó Flynn, samurai del reino de Mikado que acabó librando una guerra entre la Ley y el Caos en la ciudad de los Impíos: Tokyo.

Nanashi (sin nombre), es un cazador novato que junto a su amiga de la infancia, Asahi, luchan para convertirse en cazadores de pleno derecho. Sin embargo, todo cambia con una partida de caza y captura de víveres y reliquias varias, se encuentran con el demonio Adramelech que no duda en acabar con la vida de nuestro protagonista. Pero no todo acaba aquí, tras una breve visita al inframundo, el demonio Dagda nos propone un peculiar “pacto”: Volveremos a la vida si nos convertimos en su Godslayer. De esta forma, empieza nuestra nueva vida, en la que seremos un simple peón en una partida de ajedrez entre ángeles, demonios, humanos y fuerzas más allá de toda atadura espiritual con un único fin: el destino de la humanidad.

3129668-3Este Apocalypse retoma la historia justo en el momento en el que empieza la ruta Neutral de la anterior entrega, haciéndonos partícipes del lado de la historia de los Impíos, esos humanos que están sobreviviendo a duras penas en Tokyo, atrapados dentro de una cúpula de piedra, protegiéndose -y a la vez encerrándose- de un ataque nuclear hacia la ciudad debido a la guerra demoníaca que se estaba librando en la ciudad. Y a pesar de ponernos en la piel de un joven como Nanashi, esa locura adolescente y ese no saber qué queremos al tener 15 años, nos convierte en un muñeco en el que todos nos pueden manejar a su antojo, aunque podamos tomar nuestras propias decisiones, las cuales nos llevarán por una ruta u otra, algunas mucho más difíciles que otras.

En el apartado jugable, Apocalypse refina el sistema de combate de SMTIV, mejorando algunos aspectos del original que hacían que el juego pasará de ser difícil a ser injusto -como los ataques de luz y oscuridad que tienen una menor probabilidad de provocar un KO directo- y dándonos la capacidad de poder tener un compañero en el equipo, que actuará al final de cada turno y que tras rellenar una barra, ejecutarán conjuntamente un ataque que causará un elevado daño a nuestros enemigos. De nuevo, seguiremos teniendo un turno por cada uno de los miembros del equipo, que podrá aumentarse hasta 8 siempre que podamos atacar a las debilidades de los enemigos, no obstante, hay que tener en cuenta que los adversarios podrán también atacar nuestras propias debilidades, provocando que combates que a simple vista resultan sencillos acaben con nuestra derrota. Estos pequeños cambios logran que el combate sea el mejor de toda la saga, convirtiéndose en una mezcla perfecta entre el JRPG tradicional y un RPG occidental en el que tenemos que pensar que ataques usar y cómo explotar las debilidades de nuestros enemigos para poder acabar con ellos de la forma más eficiente posible.

3129672-e10

Nuestro equipo estará formado por Nanashi y hasta tres demonios, que tendremos que negociar su alianza en mitad de los combates, que subirán de nivel al igual que nosotros, además de aprender distintas habilidades, ya sean de ataque o de apoyo. Sin embargo, una vez hayamos explotado todo su potencial, podremos fusionarlos en la Catedral de las Sombras para obtener nuevos y cada vez más poderosos demonios. Esta mecánica nos ayudará a hacernos fuertes y poder avanzar en la historia, aunque tendremos que tener en cuenta que éstos demonios nuevos irán teniendo debilidades y fortalezas diferentes, teniendo que adaptar nuestro equipo y equilibrarlo.

Hablar de los demonios implica hablar del apartado gráfico de este título, curiosamente, el mejor y peor apartado de todos. Pero no porque sea malo, sino porque recicla muchos escenarios del original, aunque no evita introducir nuevos. Recorriendo Tokyo volveremos a explorar lugares y ciudades que ya habíamos visitado y los combates siguen mostrando sprites enemigos en 2D, aprovechando las maravillosas ilustraciones de todos y cada uno de los demonios que podemos encontrar en el juego -más de 400 demonios ilustrados por distintos autores-, excepto en algún combate puntual donde nuestro enemigo está en 3D totalmente animado para mostrar sus ataques. Sin embargo, para aquellos que ya hemos jugado a la anterior entrega, no podemos evitar tener esa sensación de déjà vu y de desgana, como intentando vendernos un nuevo juego usando los assets de la cuarta parte.

smt4-pv_08-03-16El apartado sonoro dirigido por Ryota Kudoka, que repite tras su participación en la anterior entrega, personifica esa continua sensación de desolación y caos que vive en el espíritu de la ciudad de Tokyo y que va evolucionando a medida que la historia avanza, no sin volver a reutilizar algunas melodías que sonaron en la entrega original. Las voces -con la posibilidad de elegir voces en inglés y japonés- hacen un gran trabajo mostrando las emociones de cada uno de ellos, siendo en algunas ocasiones irritante, sin dejar de mostrar carisma.

Shin Megami Tensei IV: Apocalypse es, probablemente, el último gran JRPG para Nintendo 3DS y, con las decepciones en el género del 2016, el JRPG de su año de salida. Más de 80 horas de juego, la increíble rejugabilidad del título para poder disfrutar de las diferentes rutas que nos ofrece su historia, un argumento increíblemente elaborado que no deja de sorprendernos y jugar con nosotros, la Twisted Tokyo, una mazmorra generada proceduralmente que nos pone a luchar contra demonios realmente poderosos y una dificultad elevada pero realmente justa si sabemos luchar y conocemos su sistema de combate convierten a este título en un imprescindible para la consola que todo fan del género, haya jugado a la entrega anterior o no, debería jugar.

Querida From Software:

Es muy posible que no leáis esta carta. Menos aún si está escrita en castellano. Pero hay algo que os quiero transmitir desde este humilde blog, algo que se puede resumir en dos simples palabras: Muchas gracias.

Sigo vuestra trayectoria desde los primeros King’s Field, juegos que, muy a mi pesar, nunca pude terminar. Como amante de los mechas, he sentido un gran cariño por la saga Armored Core pero no fue hasta Demon’s Souls cuando tocásteis mi corazón de rolero empedernido. Gracias a esta saga descubrí que tenía una gran paciencia, mi capacidad de buscar hasta el último rincón de cada uno de sus reinos y, lo más importante, a leer para descubrir todos los secretos del increíble trasfondo de cada uno de los mundos y de sus personajes.

bavhbhcaaex27apxtzioCorría el año 2009 cuando, en exclusiva para PS3, Demon’s Souls apareció sin hacer mucho ruido en Japón… Pero sí en el resto del mundo. Muchos jugadores fuera del país del sol naciente no tardaron en hacerse con una copia de la versión asiática del juego (la cual incluía el inglés como idioma) y fue todo este movimiento que animó a Atlus (en la versión americana) y a Bandai Namco (europea) a, tan sólo un año después de su lanzamiento, a lanzarlo en nuestras regiones.

Tras ver unos cuantos vídeos, ver sus escenarios y sus enemigos, no tardé en comprar la versión asiática y desde el primer momento, quedé prendado por todo lo que estaba viviendo en el reino de Boletaria. Cada minuto que pasaba, cada enemigo que asesinaba, cada alma de un jefe que me contaba un nuevo secreto… Todo estaba tan maravillosamente unido que descubrí que poco a poco me iba dando cuenta de que esta saga iba se convertiría en algo muy importante para mí.

img16342No fue hasta Dark Souls (quizá porque se convirtió en un juego multiplataforma) donde la saga brilló de una forma impensable. Esta nueva entrega (o primera, según se mire) pulió todos los desperfectos de la gema que fue el anterior juego y con un perfecto DLC que ampliaba la historia y guardaba un poderoso y emotivo secreto para aquellos que descubrieran cada uno de los rincones de Artorias of the Abyss. Tal fue la popularidad que alcanzó Dark Souls que una petición consiguió que se llevase a PC y, a pesar de que el port pudo ser muy mejorable, la nueva base de jugadores ayudaron a convertir a este juego como uno de los imprescindibles de la pasada generación.

dark-souls-2Dark Souls II fue un pequeño desliz para la compañía. No por motivos jugables (pulieron todavía más el sistema de combate y dieron al jugador una inmensa cantidad de armas y hechizos de todo tipo con los que poder avanzar en la historia o invadir a las almas incautas) ni por motivos argumentales, donde los NPCs tenían un papel mayor en el desarrollo de la historia y no daban la sensación de estar simplemente por estar. Sin embargo, al haber estado bajo el mando de otro director (Tomohiro Shibuya y Yui Tanimura tomaron el relevo de Miyazaki, que en ese momento estaba dirigiendo su otra obra maestra: Bloodborne) daba una sensación de saber que algo no estaba bien del todo. A pesar de todo esto, Dark Souls II, junto a su “expansión” Scholar of the First Sin, han formado parte de mi biblioteca de videojuegos y los he completado sin problemas unas 4 o 5 veces. Me encanta ser parte del mundo de Drangleic y ese sentimiento melancólico que rodea sus escenarios, sus NPCs y sus jefes -en especial Aldia- unidos por un punto en común: la erosión constante e imparable de la memoria.

bloodborne_the_old_hunters_V2Bloodborne era un inesperado giro de tuerca a la fórmula Souls, cambiando su ambientación fantástica oscura por una estética victoriana y tomando como referente para su historia y sus personajes a un grande del género del horror: H. P. Lovecraft. Un pueblo que venera a un extraño dios, visiones extrañas y una decadencia provocada por la ambición de conocimiento. Siguiendo un sistema de combate parecido a la saga pero apostando por la acción, muchos jugadores echaron de menos la vasta variedad de armas disponibles en otros juegos pero todos llegaron a un punto en común: Bloodborne es imprescindible. La ambientación, la oscura historia y el merecido descanso de Motoi Sakuraba como compositor de la saga, refrescaron una saga que necesitaba un cambio de aires tras el pequeño tropezón cometido.

Y llegamos al final del viaje: Dark Souls III. Querida From, no os imagináis las ganas que tenía de recibirlo en mi casa. Pero sin querer, estaba librando una batalla en mi interior que no quería llegar a ver los créditos porque sabía que era el fin de la trilogía. Finalmente lo puse en la consola y empecé mi aventura por Lothric y, finalmente, volvía a encontrarme en casa.

Iudex_GundyrMis primeros pasos con el Marginado -porque todo fan de la saga que se precie debe empezar con esta clase- fueron erráticos y muchas veces caía presa de cualquier monstruo. Poco a poco me adapté de nuevo a su dificultad y fui avanzando hasta que llegué a una zona circular con una puerta cerrada al fondo. Mi instinto se disparó sabiendo que esa zona era muy apta para un combate pero quizá era demasiado pronto para luchar. ¿O quizá no? Extraí la espada del cuerpo de un caballero que había en mitad del área y comenzó a moverse y, en ese momento, ocurrió. Un fulminante tema y una barra de vida me indicaba que estaba frente a mi primer desafío. A duras penas pude derrotarle y llegué a lo que era la base y la primera bofetada de nostalgia que sentí al encontrarme en el Santuario del Enlace de Fuego se transformó en un escalofrío que recorrió toda mi espalda. Aquel lugar era idéntico al mismo que una vez visité… hace muchos años… el Nexo del primer Demon’s Souls. Las piedras de los mundos habían sido sustituidas por tronos, un cadáver semejante a la Dama de Negro se encontraba oculto por sus pasillos, en el exterior se encontraba uno de los gigantes de Dark Souls II -una de las pocas referencias a la segunda entrega-. Me di cuenta de lo que estaba pasando. Sabía que éste iba a ser el final y vosotros, From Software, estábais poniendo toda la carne en el asador. Nos estábais agradeciendo de formas sútiles -aunque a veces no tanto- todo lo que nosotros habíamos hecho por esta saga… unas entregas que si no llega a ser gracias a los fans, no hubiesen existido.

Pero las referencias no acaban en esta suerte de nexo. Volveremos a visitar lugares de otras entregas, nos encontraremos de nuevo a personajes que han compartido una pesadilla previamente, y ya sea de forma textual o presencial, Dark Souls III es un contínuo homenaje a sus anteriores entrega, demostrando de una vez por todas que esta trilogía está unida… por mucho que Miyazaki nos intentase convencer de lo contrario.

13179298_10208052257237940_745087139710848896_nEl sistema de combate es, sencillamente, inmejorable. Todavía más armas y hechizos son parte de un casi ilimitado arsenal con el que he podido construir mi propia build y provocar el caos allá donde fuera. Por si esto fuera poco, ahora los pactos son realmente importantes y afectan a algunos de los personajes con los que he tropezado en mi aventura muestran su rechazo o admiración a algunos de los juramentos con los que he podido ayudar a otras almas perdidas o matarlas entre gritos de desesperación.

En el diseño de enemigos es donde habéis demostrado lo mejor que podéis hacer, regalándome un jefe más impactante que el anterior y que, dejando la dificultad a un lado, me sorprendían con su originalidad, su diseño y sus mecánicas. Algunos de estos jefes se han convertido en mis favoritos de toda la saga como lo han hecho la Bailarina del Valle Boreal o los Príncipes Gemelos, dándole un toque de nostalgia a un formidable y peligroso desafío. Pero sin duda, la mención especial se la lleva el Alma de Cenizas. Este jefe final ha conseguido que librara un combate a vida y muerte mientras escalofríos recorrían mi cuerpo, sentía como la piel de mis brazos se ponía de gallina y mis ojos se empapaban. Regresaba a donde todo había comenzado y me peleaba contra él… o contra mí mismo… o contra lo que fuí en cada una de las ocasiones en las que reviví la llama con mi propia alma.

Pero parte de la culpa de la emoción que desprendía el combate final la tiene Yuka Kitamura. Una de las compositoras que pusieron su granito de arena en la banda sonora de Bloodborne (curiosamente en el tema más recordado y querido por los fans: Ebrietas, Hija del Cosmos) ha compuesto el tema del combate con el que despedimos la saga con una última hostia nostálgica en forma de piano y violines que aparecen en la segunda parte de la pelea. Todos los fans que hemos estado junto a vosotros desde el principio, nos hemos emocionado en ese momento. Todos levantamos nuestra arma una última para asestar ese golpe final. Todo para que, una vez derrotado…

13243690_10208123248332673_2490594944958604664_oEsta carta se está haciendo demasiado larga, así que voy a ir acabando. Una vez más, gracias From Software. Gracias Miyazaki. Gracias Kida. Gracias Sakuraba. Gracias Kitamura. Gracias por todas estas horas de juego. Gracias por todas estas emociones y por todas estas muertes. No sé en qué momento ni con qué nos volveremos a cruzar por el camino. Quién sabe si será Bloodborne II, Armored Core VI, King’s Field VI, ¿Tenchu quizá? ¿O una nueva IP que mantenga la coletilla Souls? No importa la forma, aquí estaré esperando vuestro nuevo título.

Digimon Story: Cyber Sleuth es, probablemente, una de las mejores sorpresas que me he llevado en muchos años. Después de una serie de títulos que dejaban mucho que desear, esta nueva entrega ha encontrado su lugar en el RPG más clásico, sin olvidarse de Digimon y con una historia demasiado pausada pero interesante.

No vamos a negar algo evidente. A pesar de que muchos queríamos que llegase a nuestro territorio, pocos dábamos un duro por este nuevo juego de Digimon en especial tras el fracaso de los últimos juegos. Pero hay que decirlo bien claro y es que Digimon Story: Cyber Sleuth está bien, sorprendentemente bien. Si bien nos encontramos con lo que podríamos llamar (falsamente) como RPG-light, sus inspiraciones en juegos como Final Fantasy X conjugan de forma espléndida con una ambientación futurista y tecnológica.

digi01Los fans del anime (ya no sólo de la saga de los monstruos digitales) se encontrarán con un escenario que ya les será de sobra conocido: un futuro donde la humanidad está conectada a Internet casi en su totalidad gracias a una red social llamada EDEN a la que se puede entrar físicamente. Sin embargo, tras un encuentro con una criatura digital sacada de las páginas de H.P. Lovecraft llamada Eater (devorador), nuestro protagonista pierde parte de su cuerpo físico, quedándose en un estado entre lo digital y lo habitual en un ser humano. En ese momento nos convertiremos en un detective cibernético y tendremos que acabar con los hackers nocivos que pueblan por la red y descubrir las auténticas razones del síndrome EDEN y de la existencia de los devoradores. Todo esto, como no, con la ayuda de los maravillosos Digimon.

Si bien a primera vista el argumento puede resultar interesante (que lo es), no llega a ser tratado en profundidad hasta la parte final del juego. Es una verdadera lástima que no se haya mantenido el ritmo de las primeras temporadas de la serie, donde -casi- cada episodio era importante pero en Cyber Sleuth cada capítulo da una pequeña pista de toda la historia detrás de esta aventura que empieza de una forma realmente interesante.

Jugablemente, tanto los combates como la forma de explorar las mazmorras recuerdan mucho al primer Final Fantasy de PS2. Nuestro equipo formado por 3 Digimon tomará turnos para realizar sus distintas habilidades y, una vez acabado el combate, obtendremos dinero y experiencia con la que nuestras criaturas se harán cada vez más poderosas hasta que puedan digievolucionar. Y efectivamente, mi equipo consiste, en su gran mayoría, en Digimons de la tercera temporada. Puedes tener en tu equipo a Greymon, Angemon, LadyDevimon y a quien aparezca por tu cabeza en este momento. No tenemos limitaciones de poder llevar monstruos de cualquier tipo, excepto que tendremos que mantenernos dentro de nuestra memoria que podremos aumentar en el transcurso de la partida.

digi02

Para poder digievolucionarlos, cada evolución una serie de requisitios que tendremos que completar, ya sea que tengan una cantidad determinada de fuerza o agilidad, llegar a determinado nivel o que su CAM -su posibilidad de hacer combos con otros miembros del equipo- sea de un porcentaje determinado. A simple vista puede resultar complicado debido a la enorme cantidad de Digimons que podemos tener, pero la existencia de un banco y una granja donde podrán ir entrenando y aumentando de nivel hace que esta ardua tarea resulte más sencilla. Pero, ¿cómo conseguimos a estos Digimon? No, aquí no existe ninguna Digiball ni nada por el estilo. Según vayamos enfrentándonos a los monstruos digitales que andan sueltos por la red, veremos como un porcentaje aumenta. Al llegar al 100%, los datos de ese Digimon ya están listos para convertirse en huevo y de ahí a formar parte de nuestro historial de criaturas digitales. Aunque si somos pacientes y esperamos al 200%, tendremos unos Digimon más fuertes y con mejores estadísticas que de la primera forma.

El apartado gráfico y sonoro es sobresaliente… en ciertos puntos. Si bien los escenarios pueden resultar repetitivos (por la excusa de lo digital) no ocurre lo mismo con las maravillosas ilustraciones y diseño de los personajes y Digimons realizados por Suzuhito Yasuda, conocido por su labor en el excelente Shin Megami Tensei: Devil Survivor y en el divertidísimo anime Durarara!! que aparecerán continuamente en las conversaciones entre personajes. La banda sonora a cargo de Masafumi Takada (No More Heroes, Danganronpa, Beatmania IIDX) es, probablemente, el plato más fuerte del juego. En cada tema musical podemos sentir influencias de ritmos electrónicos actuales que encajan perfectamente con la ambientación visual del título a jazz de los 40 que, sorprendentemente, sienta como anillo al dedo a la aventura de este detective cibernético.

Si bien Digimon Story: Cyber Sleuth es un juego que no presenta ninguna dificultad para los veteranos al género es cierto que, al menos personalmente, es el título de Digimon al que siempre he querido jugar. Una historia que no me sorprendería verla como una temporada de la serie y con un sistema de juego que mezcla magistralmente el RPG con la cría de monstruos digitales. Y además, es un juego estupendo para liberar los episodios de frustración del maravillosísimo Dark Souls III.

digi03

Divinity: Original Sin

Publicado: agosto 18, 2015 en Larian Studios, Meridiem Games, PC, RPG
Etiquetas:,

Divinity: Original Sin es, sin duda alguna, uno de los títulos más completos del año, gracias a su enorme duración, jugabilidad y banda sonora. Es increíble pensar cómo un juego que ha sido financiado por Kickstarter y ayudado en el desarrollo por los mismos fundadores se haya convertido en un imprescindible.

Divinity siempre ha sido, para mí, una saga que se ha dedicado a probar distintos géneros. Desde sus inicios con el excelente Divine Divinity y el pasable Beyond Divinity en 2004, ambos títulos dentro del género hack n’ slash que popularizó Blizzard con su título estrella Diablo. Cinco años después, la auténtica secuela del juego original apareció con el nombre Divinity II: Eco Dragonis, tomando un enfoque en tercera persona, similar al de otros títulos como Risen u Oblivion y que nos daba la oportunidad de poder transformarnos en dragón, un gran reclamo que se quedó en agua de borrajas pero que, sin embargo, nos daba un título realmente entretenido. Finalmente, en 2013, llegó a nuestras pantallas Divinity: Dragon Commander, una nueva vuelta de tuerca en el que se mezclaban elementos de juegos de rol, estrategia y acción, manejando directamente a un dragón para poder conseguir nuestro objetivo.

divinity 1Larian Studios, padres de Divinity, siempre había querido hacer un juego de rol por turnos, pero no recibían el permiso de su publicador, así que, a través de kickstarter, decidieron lanzar una campaña para recaudar dinero para poder desarrollar la precuela llamada Original Sin. Consiguiendo más de 1 millón de dólares, Larian Studios tenían la gran misión de lanzar al mercado un título que estuviese al nivel de lo que sus fundadores deseaban. Para ello, no dudaron en preguntarles qué deseaban ver dentro del juego, siempre que no se alejara del estilo de juego que querían. Finalmente, el 30 de junio salió al mercado pero, ¿consiguió Larian Studios estar a la altura de las circunstancias?

Divinity: Original Sin nos pone en la piel de dos personajes —un hombre y una mujer que podremos personalizar a nuestro antojo— conocidos como Source Hunters, miembros de una organización dedicada a erradicar una peligrosa magia conocida como Source y sus adeptos, los Sourcerers. Nuestros personajes reciben la orden de investigar el asesinato del regidor de Cyseal, supuestamente muerto a manos de un Sourcerer. Tras su llegada, ven la ciudad sitiada por orcos y no muertos y descubren que todo ha sido parte de una conspiración de Soucerers unida a los Inmaculados, un culto establecido en el bosque de Luculla. Nuestra misión consistirá en parar el culto y acabar con los sacrificios llevados a cabo por los Inmaculados, descubriendo en su aventura la verdad sobre la Bruja Blanca y el destino de los Source Hunters.

El argumento no es nada del otro mundo y, la verdad, está un poco por debajo del nivel al que estamos acostumbrados en el género, pero un par de giros de guión lo salvan y el humor que destila el juego en cada una de sus conversaciones, ya sea entre nuestros personajes o con los numerosos NPCs —¡e incluso animales!—que encontremos por el camino.

divinity 2

Jugablemente es donde Divinity: Original Sin brilla con luz propia. Mucho hay que decir al respecto y la mejor palabra que lo puede definir es espectacular. Nos moveremos libremente por el escenario, haciendo click a donde queramos ir. Podemos interactuar con otros personajes para hablar con ellos y descubrir rumores o avanzar en las numerosas misiones que tendremos a nuestra disposición o también para poder comercial con ellos, ya que todos disponen de objetos que vendernos.

Cuando veamos a algún enemigo o ellos nos vean a nosotros, disputaremos el combate que se resolverá en un sistema por turnos y puntos de acción, algo muy similar a lo que vimos en el reciente XCOM: Enemy Unknown de Firaxis. Nuestro grupo estará compuesto por hasta 4 personajes, cada uno de ellos con sus propias habilidades según su clase —elegiremos la clase de nuestros dos protagonistas de una lista de 11 diferentes, especializada en una rama distinta, mientras que los personajes que reclutamos en nuestra aventura ya tienen una definida— que podremos usar para combatir.Todo lo que hagamos durante el combate consumirá puntos de acción, ya sea movernos, atacar o usar habilidades. Pero Divinity: Original Sin tiene algo muy importante y es la increíble interacción con el entorno. Tanto nosotros como los enemigos usarán objetos que haya en la zona de combate para favorecer o molestar, especialmente, lo segundo. Bidones de veneno, aceite y agua serán todo un recurrente en los distintos combates, que harán que un área sea impracticable para los personajes, ya que envenenarnos o quemarnos pueden diezmar nuestras fuerzas a una velocidad increíble. Los barriles de aceite, al explotar, pueden causar quemaduras, aunque para evitarlo, podremos invocar zonas de lluvia para apagar los fuegos perjudiciales para la salud de nuestros personajes.

divinity 3Por si esto fuera poco, algunos de los personajes como, por ejemplo, Jahan —uno de los primeros personajes que podemos reclutar— tienen un hechizo de transportación, consiguiendo poder mover a nuestro antojo y dentro de un área, a objetos o enemigos para mejorar nuestra situación en combate. Es decir, si el equipo enemigo tiene un mago que nos está molestando a distancia o se dedica a curar o resucitar a uno de sus compañeros, podemos transportarlo en mitad de nuestros personajes para que reciba una buena dosis de jarabe de palo. Las posibilidades son ilimitadas para poder hacer lo que queramos para llevar a buen fin los numerosos combates que disputaremos.

Al derrotar a los enemigos, cumplir misiones o explorar el territorio iremos consiguiendo puntos de experiencia que servirán para subir de nivel. Al subir, obtendremos distintos puntos que usaremos para aumentar los atributos básicos como Fuerza o Inteligencia, o las habilidades de los personajes como su maestría en armas de una o dos manos, o en distintas ramas de hechicería. Una de las maravillas del juego es que la sensación de subir de nivel se nota. Es algo que parece una tontería, pero no se siente en la gran mayoría de juegos de rol actuales, excepto en Deus Ex: Human Revolution, donde las mejoras se notaban y te hacían sentir más poderoso a medida que avanzaba la historia. En Divinity: Original Sin pasa algo semejante ya que según vamos explorando el territorio cercano a Cyseal, nos encontraremos con enemigos que nos superan tanto en nivel como en número. Buscando enemigos más asequibles y realizando las primeras misiones que no requieren que salgamos de la ciudad, subiremos un par de niveles y estaremos listos para enfrentarnos a aquellos que nos derrotaban fácilmente. Sin embargo, no sólo importa el poder que nos da subir un nuevo nivel, también tendremos que pensar en la mejor táctica para acabar el combate.

Divinity: Original Sin nos da la posibilidad de poder jugar la aventura completamente en solitario o, si decidimos abrir la partida al público, acompañados por otra persona, ya sea amigo o desconocido, y cada uno manejaremos a uno de los protagonistas. También hará que los diálogos que tengan entre ellos sean más interesantes, ya que la otra persona podrá elegir una respuesta completamente distinta y tengamos que decidir cuál será la decisión dominante en un juego de piedra-papel-tijera muy curioso, en el que también se tendrá en cuenta el modificador de Carisma, Liderazgo… u otra según el tipo de decisión que hayamos tomado.

divinity 4

Gráficamente, nos encontramos un título en perspectiva cenital pero lleno de detalles. Los personajes están muy bien detallados, son fácilmente reconocibles y su aspecto irá cambiando a medida que les vayamos equipando nuevos objetos. Existen diferentes lugares que podremos explorar, diferentes hogares, alcantarillas, cuevas, bosques y dos de los más impresionantes, el reino de las hadas y el Fin del Tiempo —lugar que sirve de base para nuestros personajes—. No sólo nos quedamos en escenarios bellos, los efectos de hechizos y ataques son muy variados y de una calidad al nivel del título.

Los distintos hechizos tienen un efecto según la rama a la que pertenezcan, haciendo que los escenarios se iluminen según vaya moviéndose. Otros efectos, como el fuego o la lluvia, no solo tendrán un efecto visual sino también en los estados de los personajes.

Sin embargo, el motor gráfico se resiente en ocasiones cuando hay una gran cantidad de personajes en acción o efectos gráficos, como la climatología de la zona en la que nos encontremos o el cambio día/noche. De todas maneras, estas ralentizaciones no son precisamente numerosas ni muy escandalosas y, gracias a la naturaleza de los combates, no afectará a la hora de combatir.

La banda sonora del juego, realizada por Kirill Prokovsky —compositor habitual de toda la saga Divinity—, es una maravilla. Desde la que nos acompaña en el título del juego, llamada Original Sin, hasta cada una de las que escucharemos en la aventura son un complemento ideal a la acción. Los violines están presentes en prácticamente la totalidad de la banda sonora y algunos coros se unen para los momentos más importantes de la historia. Sin duda, Divinity: Original Sin tiene una de esas composiciones musicales que se pueden recomendar incluso a aquellos que no vayan a jugarlo o no sean jugones y que, seguramente, podrán disfrutar de cada una de sus piezas. Los efectos de sonido, por otra parte, cumplen con su cometido sin más, pero consiguen que el mundo sea un lugar mucho más vivo, especialmente a la hora de combatir.

divinity 5Las voces de los personajes son en la mayor parte acierto y error. Las voces de los protagonistas son muy buenas, y es un placer escucharlos hablar entre ellos y, muchas veces, discutir por tonterías y por las decisiones que hayamos tomado en algunas conversaciones o eventos de la historia. Los demás personajes, en especial, los compañeros de nuestro viaje mantienen una calidad semejante a la de los protagonistas, pero los distintos NPCs suelen sonar, en muchas ocasiones, forzados, como la guardia que busca la pimienta —aquellos que hayan jugado sabrán a quién me refiero y los que todavía no lo hayáis probado, lo descubriréis, no os preocupéis—.

En conclusión, Divinity: Original Sin es un juego absolutamente genial. Es un juego difícil, que nos pondrá a trabajar nuestras neuronas para poder avanzar en la historia; es increíblemente largo, teniendo una aventura a nuestra disposición muy amplia y un montón de misiones secundarias que explorar y, lo mejor de todo, es un juego excepcional como de los que ya no quedan. Original Sin es un genial retorno a la esencia que hizo grande al género. Tiene sus pequeños fallos gráficos, pero estamos ante un título al que se le puede perdonar todo, porque las horas que nos mantendrá enganchados a él son incontables. Desde el 30 de junio podéis adquirir el título desde Steam, pero Meridiem Games, distribuidora española, nos traerá el título en formato físico más adelante, una noticia estupenda para aquellos que prefieran más tocar una caja que el formato digital.

Legend of Grimrock II

Publicado: agosto 12, 2015 en Almost Human, PC, RPG
Etiquetas:

Con sus pegas, Legend of Grimrock fue un juego notable. Pero Almost Human ha conseguido mejorarlo por completo, ampliarlo y convertir su secuela en uno de los títulos indie del año.

Los desarrolladores de Almost Human tenían claro desde el primer momento lo que tenían que hacer para mejorar su primera parte y convertir su ópera prima en el título referente del género. Y vaya si lo han conseguido. Ampliando las horas de juego y los escenarios, añadiendo nuevas mecánicas y mejorando su sistema de combate, transformando a Legend of Grimrock II en uno de los mejores juegos indie de este año.

Al igual que pasó con el anónimo grupo aventurero de la primera parte que fue condenada a pasar el resto de su vida en el monte Grimrock, del cual consiguieron escapar tras mucho sufrimiento y batallas, otros aventureros acaban náufragos en la Isla de Nex tras salvarse del hundimiento del barco en el que estaban siendo trasladados. Tras conseguir escapar y acabar con los primeros monstruos de la isla descubrimos que no somos los únicos seres vivos del lugar, y un ser conocido como el Maestro, nos quiere poner a prueba. Esto supone, como no, desafiar múltiples trampas, acabar con numerosos enemigos y desentrañar los misterios de Nex. ¿Seremos capaces de sobrevivir una vez más?

Legend_of_Grimrock_2_-_13Argumentalmente, tenemos una historia que mejora un poco la anterior, dándonos un mayor trasfondo a lo que está pasando en Nex que el que teníamos en el monte Grimrock. Además, el hecho de tener una figura omnisciente que podremos ver en algunos lugares durante unos segundos dejándonos misivas donde se comunica con nosotros, hace que el sentimiento de estar siendo observados y puestos a prueba sea mayor que el simple instinto de supervivencia de la primera entrega. Tampoco podemos esperar mucho más de un género como el dungeon crawler, que no es que destaque precisamente por la calidad de sus historias.

En el campo jugable, Legend of Grimrock II mejora y amplia todo aquello que necesitaba el original. De nuevo, nos movemos por una cuadrícula invisible en la que lucharemos, resolveremos puzles e investigaremos nuevos lugares. Una de las novedades que encontraremos será la nueva raza y la incorporación de diferentes clases. Junto a las que ya se encontraban en la primera parte, ahora podremos crear Ratlings, una suerte de kobolds, especialistas en destreza y en cargar peso, con lo cual serán útiles a la hora de llevar todos los objetos que obtengamos en nuestra aventura. Aparte de eso, la inclusión de una mayor variedad de clases –lejos de las tres clásicas Guerrero, Mago y Ladrón- con variaciones de las que ya teníamos, especializándose cada una de ellas en un aspecto en concreto, como por ejemplo, el Bárbaro con la fuerza bruta y la vida, el Caballero en defensa, el Alquimista en crear pociones que nos ayudarán a la hora de lucha y sobrevivir en Nex o el Mago de Batalla, capaz de usar magia y armaduras, siendo la versatilidad su mayor baza.

Esto consigue que la variedad a la hora de crear un grupo sea mucho mayor que en la primera parte, aunque si nos ponemos muy quisquillosos, echamos en falta más razas clásicas en el género, como los enanos o los elfos, pero las razas que hay en el juego son suficientes.  Hecho una vez nuestro equipo, podremos empezar a explorar libremente la isla.

Legend-of-Grimrock-2-Review-462485-17

Otra de las mayores novedades es que ya no nos encontramos en los pasillos angostos de la prisión. A pesar de que seguimos explorando pequeñas cuevas, éstas disponen de una mayor variedad que en el original. El hecho de que ahora tengamos una mayor libertad a la hora de explorar y avanzar en el juego –dejando de lado la división por niveles- le añade un gran valor y rejugabilidad al título. La isla se encuentra dividida en varias zonas a las que podremos acceder tras resolver un pequeño puzle, que será una breve introducción a todo lo que nos espera en su interior. En cada una de ellas, tendremos que obtener 4 gemas de poder, escondidas tras diversos acertijos o protegidas por jefes –otra de las novedades- que al llevarlas a un santuario se convertirán en una esencia, de las cuáles necesitaremos cuatro para poder acceder a las zonas finales.

Tanto las armas, armaduras, pociones y magias se han visto incrementados en número, haciendo que los cambios frente a la primera entrega sean también visibles a la hora de la lucha. Aparte de espadas, hachas y arcos, también tendremos martillos, dagas, katares, mosquetones, pistolas… Además, la magia ahora se siente mucho más poderosa, pero como en el anterior, casi nos sentiremos obligados a centrarnos en uno o dos ramas de las cuatro diferentes de magia que tenemos a nuestra disposición.Los puzles, dicho sea de paso, tendrán un mayor peso en todo el juego, siendo de una mayor dificultad y más frecuentes que en el anterior y, lo más importante, con una gran variedad, teniendo que usar esta vez todos los objetos del entorno donde nos encontramos. Las zonas ocultas también han vuelto, exigiendo que pongamos nuestros sentidos –especialmente el visual- en alerta para encontrar cualquier muesca en la pared o alguna plataforma de peso lejana a la que podamos alcanzar lanzando algún objeto con el que conseguiremos abrir un nuevo camino que nos llevará a una jugosa recompensa, mejorando efectivamente nuestra forma de combate.

Gráficamente es donde más se nota la mejoría. A pesar de que en las ocasiones en las que exploremos las distintas cuevas dispersadas por el mapa sintamos un aire demasiado familiar a las de la primera entrega, podemos observar un mayor detalle en las texturas. Pero especialmente, donde impresiona es en los amplios espacios exteriores, desde la playa, primer lugar en el que apareceremos, al igual que las zonas centrales de la isla o lo espeluznante que resulta el cementerio. En el caso de los enemigos, nos encontramos con un mayor número, cada uno de ellos más peligroso que el anterior y con una inteligencia artificial mejorada, atacándonos en grupo o llegando a huir cuando no les quede mucha vida.

ss_bfeafb5256363eb1592b52fa54f53c68308f1e8eEn el campo sonoro, Legend of Grimrock II vuelve a jugar con los ruidos ambientales más que con las melodías, pero el tema principal con el que juego nos da la bienvenida es sencillamente espectacular a la altura del original. La no inclusión de voces se sigue echando en falta y los efectos de sonido son prácticamente idénticos a los que ya escuchamos en nuestra aventura por la prisión de Grimrock. Sea como sea, la quietud sonora casa perfectamente con el ritmo y la parsimonia del juego, utilizando los temas más potentes en los momentos más tensos, como las peleas contra los jefes de las diferentes zonas de la Isla.

Legend of Grimrock II no es un juego en absoluto sencillo. Más de una vez nos quedaremos atascados sin saber dónde ir –yo mismo me he quedado enganchado en varias ocasiones sin saber que hacer o como avanzar- ya que a veces las pistas son demasiado oscuras y retorcidas o que, simplemente, el hecho de querer avanzar rápidamente nos dejemos alguna zona sin observar donde esté la clave para avanzar. Eso sí, la satisfacción extrema que obtenemos al poder descifrar uno de los enigmas o uno de esos puzles tan retorcidos solo la han conseguido los títulos de la saga Souls. Y eso es algo muy importante en esta época de videojuegos en la que vivimos. Por si esto fuera poco, las 20-25 horas que nos durará la historia se añade el creador de mazmorras, con el que podremos crear nuestras propias locuras o jugar a las múltiples realizadas por los usuarios.

Almost Human ha conseguido mejorar su ópera prima hasta convertirlo en un exponente del género y de los juegos indie, sin necesidad de apartados gráficos peculiares o incluyendo el típico final obtuso que no llega a ninguna parte. Mostrando un juego de un género casi olvidado con la calidad de los de la actualidad, Legend of Grimrock II es, sin duda, uno de los títulos que todo aficionado a los juegos de rol debería jugar.

Gust vuelve a darnos un título con lo mejor que sabe hacer. Salvar el mundo y conseguir a la chica.

La compañía nipona Gust, famosa por sus numerosas sagas de juegos de rol, se ha caracterizado por crear títulos dedicados a un tipo de público muy específico y creando juegos diferentes a lo habitual en el género, dotándolos de una personalidad y un estilo único. Su primer gran éxito ocurrió con la saga Atelier gracias a la salida tanto en América como en Europa de la trilogía para Playstation 2, a pesar de haber nacido en la primera consola de Sony.

Otras sagas, relacionadas directa o indirectamente con la original fueron sucediéndose en distintas plataformas y con distinta temática, hasta que en 2007 nació la trilogía Ar Tonelico para Playstation 2 y Playstation 3. Gust creó el juego teniendo en cuenta al público nipón, dándonos un juego donde el protagonista se encuentra rodeado de bellas mujeres a las que debe encandilar con sus encantos, no sólo para encontrar la felicidad en el amor, también para poder salvar el mundo junto a aquella damisela que elijamos. Si bien este tipo de juegos no es del gusto de todos los jugadores ni aficionados al género, sin duda fue un gran éxito que llevó a la desarrolladora a crear el título que nos ocupa ahora mismo, Ar nosurge: Ode to an Unborn Star, que actúa como precuela de la saga Ar Tonelico. Así que, prejuicios a un lado, dejaros embriagar por la canción que ruega por un nuevo planeta.

Ar-nosurge-Purification-03Ar nosurge nos presenta a dos parejas cuyas historias se entrelazan en un misterioso mundo donde el poder de la magia de las canciones es la clave para poder enfrentarse a la amenaza de los Sharl, una extraña forma de vida que ha comenzado a abducir a las personas que viven en distintas ciudades. Por un lado, tenemos a Casty y Delta, amigos de la infancia. Ella ha conseguido gracias a su poder con las canciones ganarse un lugar en el Grupo Operativo Genomis de Fuerzas Especiales, grupo al que el otro perteneció años atrás, hasta el momento en el que atravesó el muro de Felion y perdió la memoria. Las dudas sobre si Delta hizo ese acto a consciencia o si es un traidor harán temblar la antaño confianza ciega que Casty tenía sobre su amigo. Por otra parte, nos encontramos con Ion y Earthes, una joven amnésica que crea con sus  propias manos al robot que la acompaña pero que sobre ella pesa un terrible poder: Si consiguiese despertar, el mundo se destruiría. Sin conocimiento previo de su existencia, ambos personajes deberán averiguar quienes son mientras evitan la fatídica profecía. Ambas historias se cruzarán en varios puntos y nosotros, como jugador, deberemos descubrir la verdad con nuestras propias decisiones.

Ar nosurge es un juego que es difícil de categorizar en un único género a pesar de que encontramos claras trazas que tienden más al JRPG, pero que también bebe mucho de las visual novels. En los pocos y breves momentos que manejaremos al personaje nos moveremos por un entorno tridimensional en el que podremos recoger materiales -que servirán para construir objetos especiales como nuevas armas y armaduras- e interactuar con puertas para acceder a nuevas zonas. La mayor parte de nuestro tiempo de juego lo dedicaremos a ver continuamente escenas donde los personajes hablan, aunque por desgracia, en la gran mayoría de ocasiones no será en absoluto importante.

ar-nosurge-october-14-2014-3

Existen varias formas de mejorar a nuestros personajes, ya sea comprando objetos o sintetizándolos, pero la forma de mejorar el poder de las canciones es estrechando los lazos con nuestra compañera. Para ello, el hombre de la pareja podrá introducirse en los mundos interiores, llamados Genometrics, de los personajes que vayamos conociendo en nuestra aventura. Estos escenarios son parte de su pasado y utilizando los Dive Points que obtendremos cada vez que acabemos un combate, podremos entrar en cada uno de sus recuerdos y conseguir unos cristales especiales que aumentarán determinados bonos al poder de ambos personajes, así como de las canciones. Pero, ¿cómo podemos usarlos? Aquí es donde aparece el punto más polémico del juego, ya que tanto Delta como Earthes tendrán que introducir los cristales en el cuerpo de sus compañeras. Al principio sólo nos dejarán en la mano y en el tobillo, pero a medida que vayamos conociéndolas y mejorando las relaciones, nuevos lugares estarán disponibles. Esto no estaría del todo mal, si no diera lugar a ciertos diálogos entre los personajes que rozan en muchas ocasiones el doble sentido y se pueden malinterpretar. También hay que decir que las primeras veces tienen una cierta gracia, pero al poco acaban siendo molestas.Cuando entremos en combate, el juego pasa a tomar una perspectiva casi bidimensional y se transforma en algo más cercano a un RPG de acción donde es muy importante saber encadenar nuestros golpes, algo muy parecido a lo visto en aquella obra maestra llamada Valkyrie Profile. Solo daremos órdenes directas a Delta o Earthes, según la pareja que estemos llevando en ese momento, mientras que Ion o Casty se quedarán detrás nuestra cantando la canción que hayamos elegido al comenzar la batalla, dándonos distintas bonificaciones a la hora de luchar.

Los personajes atacarán presionando cualquiera de los botones de la derecha del mando y si a la vez presionamos L1 o R1, realizarán unos ataques especiales más potentes que gastarán parte de la barra de poder de la canción. Atacando continuamente al mismo enemigo tendremos la oportunidad de hacer que entre en un estado “Break”, que hará que no pueda atacarnos y nos otorgará un turno extra, en el que podremos volver a usar las acciones. Ganarlo es importante ya que las batallas tienen un tiempo límite establecido en una cantidad de turnos y si no conseguimos derrotar a todas las oleadas de enemigos que hay en combate, se considerará como terminado, ganando una cantidad de experiencia proporcional a la cantidad de adversarios que hayamos derrotado. Esto puede parecer difícil pero es muy sencillo conseguir ese necesario turno. Además, a medida que luchemos, nuestra compañera aumentará el poder de su canción, que podremos usar para derrotar a todas las oleadas al usarla. El personaje atacante no tiene una barra de vida pero sin embargo, nuestra acompañante sí, teniendo que evitar así que los ataques enemigos hagan el mayor daño posible. Para ello, disponemos de un escudo que podremos usar mientras atacan un número determinado de veces y que no dura siempre, con lo cual tendremos que saber sincronizar el ataque del enemigo con nuestra defensa.

ar_no_surge-2621168Si en algo destaca Ar nosurge por encima de todo lo demás es en su impecable y maravillosa banda sonora original. Dirigida por Daisuke Achiwa y Kazuki Yanagawa -conocidos por ser compositores habituales para los títulos de Gust-, han creado una obra que resulta una auténtica delicia para los oídos. Los temas que escuchamos mientras exploramos los escenarios varían entre la serenidad de los lugares tranquilos como las ciudades y el frenetismo para algunas de las mazmorras, pero si hay temas que brillan con luz propia son aquellos realizados exclusivamente para las canciones. Y es que un juego que basa parte de su historia en el poder vocal de las canciones como no podía ser de otra manera y cuenta con estrellas invitadas de la talla de Origa -que puso su voz para los openings del excelente anime Ghost in the Shell: Stand Alone Complex- y Akiko Shikata -cantante de los temas de Shadow Hearts, así como de la adaptación televisiva de Tales of Symphonia-, encargada del tema de introducción y fin del juego, así como de otros que escucharemos in-game, cantando temas realmente preciosos que nos harán escucharlos una y otra vez. Sin duda, nos encontramos ante una excelente banda sonora que aquellos entusiastas del RPG que no se vean interesados en el juego deberían escuchar para darse cuenta del nivel y los recursos invertidos en este apartado.

Sin embargo, no todo podía ser de color de rosa y en los efectos de sonido es donde se nota una pérdida de calidad, no sólo por lo repetitivo sino por lo falsos que resultan al oído, e incluso el hecho de usar efectos más propios de una comedia o de dibujos infantiles que de un juego de estas características. Cabe mencionar que para los más puristas, tenemos la opción de elegir entre las voces originales en japonés y el doblaje inglés. Por mi parte, prefiero el doblaje, ya que no hace tanto uso de esas voces tan agudas típicas a la hora de darle vida a un personaje más infantil pero, una vez más, cuestión de gustos.

Ar-nosurge-Plus-Ode-to-an-Unborn-Star-14-07-14-030

Ar nosurge baila alegremente sobre la línea que separa los diseños de los personajes y antagonistas principales muy bien hechos, a pesar de caer en los tópicos de que las mujeres, cuanta más carne enseñen mejor; lo bello que resultan algunos de sus escenarios y lo repetitivo que acaba resultando el juego en general visualmente. Esto se debe a que los lugares que visitamos acaban pareciendo muy iguales entre sí, de similar estructura, aparte de estar completamente vacíos. Los pocos personajes que aparecen en algunas de las localizaciones de las ciudades permanecen inmóviles, sin ningún tipo de vida.

Aparte, los enemigos a los que nos enfrentaremos en las peleas acaban repitiendo el mismo diseño, cambiando los colores, aunque también es cierto que con tanta luz y efecto en los combates, no tendremos momento de mirar a los monstruos.

Ar nosurge es un juego que, sin duda, es muy difícil de recomendar. En PlayStation 3 existen otros JRPG de una mayor calidad que el que nos ocupa, pero no todos tienen ese extraño encanto del título de Gust. Si eres capaz de soportar un vídeo tras otro, así como diálogos completamente absurdos que no aportan nada ni a la evolución de los personajes ni a la historia, podrás encontrar un juego con un sistema de combate que engancha para saber como poder explotarlo en cada combate y con una banda sonora que es, sencillamente, apasionante. Los que estén buscando por un título como el género manda, deberían acercarse con cierta prudencia. Sea como sea, Ar nosurge es un juego que no dejará indiferente al jugador y que podrá encontrar algo que acabe enganchándolo.

Entrada original: http://www.gamestribune.com/sony/ps3/ar-nosurge-ode-to-an-unborn-star/

Pillars of Eternity

Publicado: julio 27, 2015 en PC, RPG
Etiquetas:, ,

Pillars of Eternity se convierte en otro claro ejemplo de lo bien que puede funcionar la colaboración entre la desarrolladora y el público. El juego de rol clásico creado por Obsidian Entertainment se convierte, desde el primer momento, en un título imprescindible dentro del género, gracias al carisma de su mundo, la calidad de su combate y su argumento. No es un viaje fácil, ni mucho menos, pero la experiencia resulta increíblemente satisfactoria.

Escapando de una vida pasada, nos encontramos en una caravana que se dirige a Valle del Oro, un pequeño poblado para aquellos que quieren obtener una nueva fortuna realizando encargos. Pero esta travesía tan calmada se tuerce cuando, tras conseguir unas bayas, el resto de miembros de la caravana mueren tras la emboscada de un grupo de bandidos. Sin embargo, cuando creen que todo iba a bien a partir de ese momento, un tornado que consume la vida de todo aquel que se cruza en su camino llamado biawac, llega y les obliga a retirarse a unas ruinas cuya entrada está prohibida. Allí, el protagonista verá un extraño ritual que acabará con la vida de sus compañeros supervivientes y le conducirá a una historia donde él es la pieza fundamental para el destino del universo. Un observador para un mundo en continua decadencia.

A pesar de que el juego empieza de una forma muy arquetípica para el general, hay que decir que el argumento avanza y se descubre de una forma realmente interesante gracias a los eventos que vivimos, a sus personajes y a la originalidad de los motivos centrales del juego. Pero el título no sólo se apoya en sus partes internas de su universo. El mundo de Pillars of Eternity no duda en mostrar su hostilidad. No nos encontramos ante una fantasía bonita, donde el amor surge tras cada esquina entre personas de distinta raza. Aquí lo único que nos encontraremos es la decadencia y la muerte. Esto último es una constante aquí, donde se aprecia casi como moneda de cambio y donde no se duda en acabar con la vida de aquel que no siga las órdenes establecidas. Una de las situaciones más brutales que veremos al poco de empezar la partida nos dejarán boquiabiertos y nos pondrán en sobreaviso de lo que nos puede pasar si no actuamos de la forma correcta o si no somos lo suficientemente poderosos como para evitar ese fatal desenlace.

pillars 1Y este mundo está perfectamente retratado con los gráficos que han sido usados para el juego. El motor Unity ha sido suficiente para traernos la oscuridad de Pillars of Eternity, un motor que ha querido mejorar aquel usado en anteriores títulos del mismo género –como Baldur’s Gate o Icewind Dale-, el Infinity Engine. Gráficamente no nos encontramos ante un juego que vaya a romper los moldes establecidos pero podemos apreciar un enorme detalle en todo lo que vemos. Los escenarios están tremendamente cuidados y cada uno de ellos son amplios y enormemente diferentes entre sí. Cierto es que al hacer zoom se pierde algo de definición, pero en cambio, los personajes la mantienen. Ellos son la guinda del pastel y tanto con el zoom lejano como cercano, están muy detallados. Podremos diferenciar a simple vista quién es cada uno de ellos, ya que tanto las armaduras, como accesorios varios y armas tienen su propio estilo y animación. Pero, obviamente, donde más llama la atención es en el uso de los diferentes hechizos. Ya sea nuestro personaje si decidimos ser mago o Aloth –uno de los primeros personajes que se unirán a nuestro equipo y es ducho en las artes mágicas- asistiremos a un auténtico festival de luces con cada uno de los conjuros que podemos usar, desde una enorme bola de fuego que volará rebotando en cada pared que encuentre quemando a los enemigos o los clásicos misiles mágicos que volarán hacia el enemigo en cuestión.

La música es una parte fundamental en crear la ambientación de Pillars of Eternity y su compositor, Justin Bell, ha hecho un trabajo impresionante. Cada melodía retrata la tristeza y la melancolía de este mundo decadente y a, su vez, nos recuerda mucho a aquellas aventuras que vivimos en Baldur’s Gate gracias a la potencia musical que escucharemos en cada batalla. A pesar de todo, quizá los temas que escuchamos cuando luchamos no son los mejores, pero el resto son simplemente increíbles. Desde el primer momento, los temas ambientales de cada uno de los lugares sientan como un guante a cada uno de los escenarios y cuando estemos en los dominios de Lord Raedric VII o Caed Nua, por poneros algunos ejemplos, sentiréis como la opresión que consiguen estos temas junto con la atmósfera y el trasfondo de estos lugares crean un lugar único.

pillars-2

Los efectos de sonido ayudan totalmente a la inmersión del juego ya que cada una de ellas tiene su propio sonido. Escucharemos la tensión del arco, el cortar de la espada, el golpear del martillo, el crepitar de las llamas, la congelación de la escarcha… No hay efecto de sonido que sea discordante y que no case con la acción. Del mismo nivel es el doblaje del juego. Las voces –totalmente en inglés- muestran la personalidad de cada una de ellos, desde el más puro egoísmo hasta la peor locura de todas, especialmente en alguno de los personajes.

Y ahora llegamos a la parte más extensa: la jugabilidad. Como muchos ya sabréis, Pillars of Eternity sigue, casi a pies juntos, lo que ya establecieron otros juegos del mismo género en el pasado, como Baldur’s Gate o Planescape: Torment. Esto se traslada a que estaremos en un juego a tiempo real, pudiendo pausar en cualquier momento para planificar nuestra estrategia, algo FUNDAMENTAL si queremos sobrevivir a cada combate. Nuestros personajes tomarán una posición diferente según nosotros hayamos decidido de antemano.

Nuestro equipo, formado por hasta 6 personajes, tendrá que compenetrarse a la perfección, siguiendo nuestras órdenes, para acabar con los enemigos que se pongan en nuestro camino. Los magos deberán mantener la distancia para que los ataques hostiles no les corten el lanzamiento de sus conjuros y puedan hacer el mayor daño posible mientras que los sacerdotes deberán apoyar y curar al equipo para recibir cuanto menos daño, mejor. Por otra parte, los personajes más centrados en la defensa, como los paladines, tendrán que posicionarse en primera línea de batalla, aguantando el embate de nuestros contrincantes. Cada una de las once clases diferentes que tenemos a nuestra disposición se adaptan a un estilo de juego muy especial y cada una de ellas conlleva una serie de reglas no escritas. Los magos, por ejemplo, no sólo podrán aprender nuevos hechizos a la hora de subir de nivel, también podrán aprenderlos de diferentes grimorios que encontraremos en nuestra aventura.

pillars-5El juego también sabe crear una sensación excelente de progresión de los personajes. Cuesta mucho subir de nivel y nos veremos obligados a terminar misiones –argumentales y secundarias- para poder hacer este trámite lo más corto posible. Sin embargo, subir un simple nivel se nota en demasía. Enseguida nos veremos más fuertes, capaces de acceder por sitios a los que antes nos era imposible o derrotar a enemigos que nos apalizaban. Además, llegando a un momento argumental –a unas 10 horas del comienzo- tendremos a nuestra disposición la reparación de un baluarte que actuará como una especie de Feudo Celestial como vimos en Dragon Age: Inquisition. Desde ahí, podremos comprar objetos, reparar armas y realizar misiones secundarias, algo que le añade un poco de vidilla a la rutina del juego.

Pero os tenemos que advertir que este viaje no va a ser ni mucho menos sencillo y menos para aquellos que sean novatos en este género. Pillars of Eternity no es un juego que permite un margen de error amplio, ni siquiera en fácil. No serán pocas las ocasiones que tendremos que repetir la misma pelea una y otra vez hasta conseguir la tan preciada victoria, porque nuestro personaje se moverá a la posición adecuada y será pasto de las espadas enemigas. Normalmente, si caen nuestros personajes, se volverán a levantar al terminarlo, a no ser que pierdan su barra de salud. Junto a ella, tendremos la barra de resistencia –mostrada en el retrato de cada uno de nuestros avatares- que al bajar a 0 los dejará en un estado inconsciente, momento en el que perderán una parte de su salud. Si ésta llega a 0… adiós personaje. Y esto puede ser algo que impacte directamente al transcurso de la historia ya que nuestros compañeros traen consigo una misión que sólo podrá ver su fin si viajamos con ellos y os puedo asegurar que vale la pena, ya que el carisma que derrochan personajes como Aloth, Edér y Durador –los 3 primeros que se unirán a nuestro equipo- es increíble.

pillars-6

Pero no todo en Pillars of Eternity es un camino de rosas. A pesar de que sus problemas son pocos algunos se hacen notar, como la dificultad de los personajes al encontrar el camino hacia el enemigo o el manejo con el ratón en ciertas ocasiones, en especial si nos encontramos ante un estrecho pasillo. Pero estos pequeños contratiempos no empañan la excelente experiencia que este título nos ha conseguido traer, resucitando de entre los muertos un tipo de rol que creíamos olvidado para siempre. Si te gustaron algunos de los títulos mencionados aquí, PIllars of Eternity será un título imprescindible en vuestras bibliotecas. Si sois novatos, acercaos con preocupación pero os puedo asegurar que si os consigue enganchar, no podréis separaros de él. Pero lo que se puede afirmar, sin duda alguna, es que este título es el RPG del año.